Saltear al contenido principal

Presentado el nuevo libro “Arte y artistas en el Palacio de Navarra” promocionado por el Gobierno de Navarra

Es una obra en la que se destaca el papel relevante del Palacio, sede del Ejecutivo Foral, para promocionar el arte y a los artistas navarros


Transcripción textual del video

El Gobierno de Navarra ha presentado hoy el libro, “Arte y artistas en el Palacio de Navarra – Artea eta artistak Nafarroako Jauregian”, de Ignacio J. Urricelqui, con el que se pretende destacar la labor realizada por los autores de las obras artísticas que ornamentan o que se expusieron en su día en las distintas salas del emblemático edificio. Además aporta descripciones de ellas y referencias a los autores que las realizaron.
arte en palacio

La consejera, Ana Ollo, y el autor del libro, ignacio Urricelqui. ( ampliar imagen )

El Gobierno de Navarra ha presentado hoy el libro, “Arte y artistas en el Palacio de Navarra – Artea eta artistak Nafarroako Jauregian”, de Ignacio J. Urricelqui, con el que se pretende destacar la labor realizada por los autores de las obras artísticas que ornamentan o que se expusieron en su día en las distintas salas del emblemático edificio. Además aporta descripciones de ellas y referencias a los autores que las realizaron.

En la obra se aborda el relevante papel desempeñado por el Palacio de Navarra como espacio de promoción y de clientela artística desde su construcción a mediados del siglo XIX. Lo que confirma a esta institución como referente cultural, patrimonial, y no sólo institucional y político, de la Comunidad Foral de Navarra.

El libro ha sido presentada por la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo Hualde, y el propio autor, y en ella se distinguen tres partes diferenciadas. La primera, que Urricelqui titula “El Palacio de Navarra como espacio expositivo”, aporta datos inéditos en algunos casos, “sobre el papel que desempeñó el edificio a finales del siglo XIX para promocionar a artistas locales, en algunos casos becados por la propia institución”, según explicó el propio autor. La segunda, “es un recopilatorio de las piezas artísticas más relevantes que alberga o albergó y destaca, de manera especial, el Salón del Trono, en el que se representa la importancia del Reino de Navarra”. La tercera, incluye un índice de artistas con breves biografías y referencias a sus obras en el edificio.

La obra, cuya edición ha costado 9.000 euros, consta de 300 ilustraciones con textos en castellano y en euskera y saldrá a la venta al precio 15 euros. Se han editado 400 ejemplares.

Relación entre Arte y Palacio de Navarra

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, se ha referido al libro como “una obra profusamente ilustrada, en la que se relacionan los conceptos que figuran en el título: el arte y este edifico emblemático de nuestra comunidad, que es el Palacio de Navarra”.

También ha citado a los anteriores responsables de dirigir la institución, que se construyó a mediados del siglo XIX, “que tuvieron una especial sensibilidad artística y decidieron que en él se representara, como un conjunto sólido, armonioso y atractivo, la historia de más de mil años del Reino de Navarra”.

“Los sucesores de éstos, también heredaron este mismo criterio de aportar nuevas obras de arte de cada época y abrieron sus puertas para que se mostraran a la ciudadanía”, y ha mencionado expresamente “la obra creativa de artistas navarros y navarras, algunos de ellos becados para estudiar en las principales capitales del mundo”.

En su alocución se ha referido al doctor e historiador Ignacio Urricelqui, quien previamente ha investigado a los artistas que expusieron sus obras o son autores de ellas. “Ha analizado y actualizado lo que sabemos sobre muchas de ellas y lo divulga en las 230 páginas de esta obra”, comentó.

La consejera ha finalizado su exposición comentando que, las jornadas de puertas abiertas celebradas estos días, han permitido, aproximadamente, a unos 1.200 ciudadanos navarros conocer el Palacio. También ha recordado que se prepara la conmemoración del Día de Navarra. Con todas estas acciones, incluida la presentación de esta obra, “se ha conseguido un fin: mostrar al conjunto de la ciudadanía el patrimonio común, acrisolado a lo largo de la historia, que nos identifica, nos une y nos impulsa a construir un futuro mejor entre todos”.

El texto introductorio del libro “Arte y artistas en el Palacio de Navarra – Artea eta artistak Nafarroako Jauregian” se refiere a los responsables de la construcción del Palacio de Navarra, como sede permanente de la Diputación Provincial. De ellos dice que tuvieron claro que debía representarse la historia del Reino de Navarra, cuyo máximo exponente es el Salón del Trono. Su decoración se encargó a artistas destacados que aportaron pinturas, esculturas y otras obras decorativas.

En los 160 años que han seguido a su edificación los sucesivos responsables mantuvieron la política de dotarlo con nuevas obras de arte clásico correspondientes a sus épocas. Entre los siglos XIX y XX también sirvió como lugar de exposición de artistas navarros.

Ignacio Urricelqui Pacho

Ignacio Urricelqui Pacho, en este texto que da inicio al libro, dice que no es propiamente una guía del Palacio de Navarra, si no que “sus páginas contienen una descripción y un análisis de las obras artísticas que en él se guardan y que se muestran a la ciudadanía en las numerosas visitas guiadas que se realizan cada año”.

En esta obra se aporta una referencia “a los numerosos artistas que con su sensibilidad y creatividad contribuyeron a que este edificio, casa de todos los navarros y navarras, posea hoy un rico y variado patrimonio del arte de las distintas épocas, referido fundamentalmente a la historia y realidad de Navarra”, explicó.

Desgranó, además, el papel desarrollado por los rectores de la institución, lo que permitió que el edificio “albergara un buen número de exposiciones individuales y colectivas, en las que los jóvenes artistas en formación, hombres y mujeres que deseaban prosperar en el arte, dieran a conocer sus trabajos a la sociedad local”.

Así mismo, efectuó un repaso sobre algunas de las exposiciones que se exhibieron en sus paredes y citó a artistas como “Jesús Basiano, Javier Ciga, Julio Briño, Emilio Sánchez Cayuela “Gutxi” y Rosa Iribarren, labor que continuaron Áureo Rebolé, César Muñoz Sola, Elena Goicoechea, Gerardo Sacristán, Antonio Cabasés o Miguel Pérez Torres, entre otros”.

En el edificio existen pinturas, esculturas, tapices, piezas de arte decorativas y mobiliario, de importantes artistas locales y foráneos y añadió que “se han tenido en cuenta las transformaciones ornamentales del edifico, interiores y exteriores, así como la reubicación de determinadas piezas”.

El escritor destaca una selección de 10 obras, conjuntos o espacios palaciegos por su especial significación: el conjunto decorativo del Salón del Trono; el retrato de Fernando III de Navarra y VII de Castilla, realizado por Francisco de Goya; los seis tapices flamencos de Franz van den Hecke; los murales de Gustavo de Maeztu, en el Salón de Sesiones; las vidrieras con 155 escudos de municipios de Navarra; las mazas de las Cortes de Navarra y la urna de plata, piezas históricamente significativas de platería del siglo XVII; el busto de Julián Gayarre, de Mariano Benlliure; los retratos de los diputados forales de la Gamazada, de Enrique Zubiri; el tapiz gobelino del siglo XVII con las armas de Francia y de Navarra, y, finalmente, la Alegoría de Navarra, en la fachada de Carlos III, obra de Fructuoso Orduna.

“El Salón del Trono ejemplifica como pocos espacios la imagen que la Diputación tenía sobre la Historia de Navarra, a través de sus monarcas, reyes y reinas, y diversos episodios destacados, profundamente asentados en el imaginario colectivo del Siglo XIX”, y se refirió a la proclamación del primer rey de Navarra, la batalla de las Navas de Tolosa o el Privilegio de la Unión, según dijo “sucesos que situaron en su momento a la Diputación de Navarra a la vanguardia de la creación artística, dentro de la corriente de la pintura de historia y la tendencia nazarena, traída de Roma”.

Bibliografía del autor

Es autor de diversos libros sobre arte contemporáneo en Navarra, entre los que destacan “La pintura y el ambiente artístico en Navarra” (1873-1940) (Pamplona, Gobierno de Navarra, 2009), así como la monografía dedicada al pintor Inocencio García Asarta (Pamplona, 2002). Igualmente, ha publicado las obras “Palacio Real de Olite” (1869). Los textos, dibujos y planos de Juan Iturralde y Suit y Aniceto Lagarde que evitaron su demolición (Pamplona, Gobierno de Navarra, 2006) y “Recuerdos de una guerra civil. Álbum del bloqueo de Pamplona” (Pamplona, Gobierno de Navarra, 2007). Es autor, junto a Javier Azanza López, del libro “El cartel de la Feria del Toro de Pamplona 1956-2006”. “Arte, diseño y tauromaquia” (Pamplona, Casa de Misericordia, 2006), y junto a José Luis Molins Mugueta, de la obra “Artistas en homenaje a Sarasate. Álbum de Roma 1882” (Pamplona, Ayuntamiento, 2009). Igualmente es coautor de los libros “Carlos Ciriza” (Murcia, 2000) y “Guía de escultura urbana en Pamplona” (Pamplona, Ayuntamiento, 2009). Ha publicado diferentes artículos de investigación sobre arte contemporáneo en las revistas Archivo Español de Arte, Boletín de Arte, Príncipe de Viana y Ondare.

Ha participado en obras colectivas editadas por la Fundación Lázaro Galdeano, la Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro, la Sociedad de Estudios Históricos de Navarra, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, el Museo de Navarra, y el Ayuntamiento de Pamplona. Ha asistido como ponente a diversos congresos y jornadas sobre arte contemporáneo, patrimonio e imagen y, así mismo, ha impartido conferencias en ciclos organizados por diversas entidades culturales. Ha comisariado diversas exposiciones temporales dedicadas a artistas navarros contemporáneos.

En la actualidad, sus investigaciones se centran en la imagen e identidad del carlismo, que tienen un avance en el trabajo titulado “Ante Dios nunca serás héroe anónimo”: imagen e ideología en torno a la muerte del Boina Roja en la Guerra Civil (1936-1939)”, publicado en las Actas del III Simposi d´Història del Carlisme (Centre d´Estudis d´Avià, 2015).

Gobierno de Navarra / Nafarroako Gobernua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Volver arriba