Saltear al contenido principal

La Comunidad Foral rinde homenaje al Reino de Navarra con una ofrenda floral y música

La Presidenta Barkos ha encabezado el acto de reconocimiento, que se ha celebrado esta mañana ante el Archivo Real y General

La Presidenta Barkos deposita las flores en el monolito. ( ampliar imagen )

La Comunidad Foral ha rendido esta mañana un homenaje de reconocimiento al Reino de Navarra, como raíz de la Navarra actual, con una ofrenda floral y música. La Presidenta Uxue Barkos ha encabezado este acto, que se ha celebrado esta mañana por tercer año consecutivo ante el Archivo Real y General (antiguo palacio de los Reyes de Navarra en Pamplona) con presencia de las consejeras y consejeros del Gobierno y de las principales autoridades de la Comunidad.

La música de la Banda de Gaiteros Txantreako Gaiteroak ha abierto la ceremonia, que ha continuado con la actuación conjunta de 31 dantzaris de las cinco merindades y de la Baja Navarra y de una banda de txistularis. Tras el ondeo de la bandera de Navarra, la Presidenta Barkos ha realizado una ofrenda floral ante el monolito conmemorativo del reconocimiento junto a la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez, y los alcaldes de las ciudades cabecera de merindad: Pamplona, Estella/Lizarra, Sangüesa, Olite y el teniente de alcalde de Tudela. La ceremonia ha finalizado con la interpretación del Himno de Navarra-Marcha para la entrada del Reyno.

Un dantzari hace ondear la bandera. ( ampliar imagen )

El antiguo palacio, rescatado para albergar el Archivo Real y General

El que fuera Palacio Real de Pamplona, denominado también Palacio de San Pedro o Palacio de la Navarrería, data de finales del reinado de Sancho VI el Sabio (1154-1194) y su edificación concuerda con la reestructuración del reino para adquirir proyección externa al introducir la nueva intitulación de rex Navarrae frente a la anterior de Pampilonensium rex, y con interés por crear un centro de poder en el corazón del dominio, reforzando así la línea de consolidación de las capitales, característica de la Europa del siglo XII.

El edificio está situado en un emplazamiento estratégico, sobre la terraza asomada al río Arga donde se extendió la primera población pamplonesa, conocida durante la Edad Media como ciudad de la Navarrería. El palacio tenía la doble función: manifestación de poder, residencia del monarca y administración del reino. A lo largo de los siglos, el edificio ha tenido distintos fines representativos y hoy, tras una espectacular restauración dirigida por el arquitecto navarro Rafael Moneo, alberga los fondos del Archivo Real y General de Navarra.

Gobierno de Navarra / Nafarroako Gobernua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Volver arriba