Saltear al contenido principal

El pintor y fotógrafo Miguel Leache plasma en treinta y dos acuarelas su mirada a detalles, espacios y realidades de diversas ciudades del mundo

‘Correspondencias’ se puede visitar hasta el domingo 7 de enero en el Polvorín de la Ciudadela

 

‘Correspondencias’ es el título de la muestra que desde este viernes acoge el Polvorín de la Ciudadela. Treinta y dos acuarelas sobre papel, obra del pintor y fotógrafo pamplonés Miguel Leache y realizadas en un periodo de seis años, desde 2011 a 2017. En ellas plasma su mirada como observador de una realidad llena de detalles, de matices y de naturalezas muertas, sin presencia de la figura humana.

La directora de Cultura y Educación, Maitena Muruzábal, y el propio Miguel Leache han presentado esta muestra pictórica que se podrá contemplar hasta el 7 de enero. La exposición reflexiona sobre la mirada y el placer de observar una realidad, un lugar, un momento. En la mirada hay dos placeres: el primero, reconocerse uno mismo a través del paisaje, por ajeno que este le pueda ser; el segundo, esforzarse por comprenderlo. Las acuarelas de esta serie no distan mucho de la mirada. Leache elabora y plasma lo que ve hasta hacerlo más cercano a pesar de su extrañeza. Pero también reconoce que saber que lo que no pertenece a esas obras, lo que no se refleja en ellas, seguirá su curso, a pesar de haberlo amado artísticamente solo por un momento.

La serie de acuarelas muestra rincones de diferentes lugares del mundo, como Tokio, París, Berlín, Ámsterdam, San Francisco, Shangai, Londres o la propia Pamplona. Son lugares diversos, variados, interiores y exteriores, detalles de lugares en momentos o situaciones concretas, perspectivas más amplias… sin presencia de la figura humana. En todas ellas se reflejan instantes observados en los que cobra protagonismo la naturaleza (caso del reflejo de la lluvia en un cristal), el elemento que se pinta (una farola, un panfleto en un coche, un libro, una señalización de taxi, la ropa en un pasillo de hotel) o los espacios reflejados en las obras (estaciones de metro, aeropuertos, callejones…).

Mirar es amar, fugaz o profundamente, cada realidad, cada representación que trae la correspondencia de otras ideas y otras personas. Por eso, la banalidad de un garaje o el guardarropa vacío de un museo es solo aparente: aquellos que enseñaron a mirar o con quien se ha mirado tanto tiempo, están con quienes observan esa realidad.

La exposición se puede visitar los sábados de 12 a 14 horas y de 18 a 20.30 horas; los domingos y festivos de 12 a 14 horas solo por la mañana; y los días laborables, de martes a viernes, de 18 a 20.30 horas por la tarde. Los lunes está cerrada. Durante Navidad, del 22 de diciembre al 5 de enero, las salas de exposiciones de la Ciudadela abrirán de 12 a 14 horas y los sábados también de 18 a 20.30 horas. Los días 21, 25 y 28 de diciembre, 1, 4 y 6 de enero, las salas permanecerán cerradas.

Ayuntamiento de Pamplona / Iruñeko Udala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Volver arriba