El Canijo de Jerez (ex-delinqüente) presenta su primer trabajo en solitario

Es fácil imaginar a El Canijo de Jerez de viejo. Lo cuenta él mismo en este su primer disco en solitario, al margen de Los Delinqüentes: con las neuronas jubiladas será rumbero y vacilón. Improvisará por las esquinas sin guión, contará sus aventuras por todo el mundo y seguirá buscando en la calle la inspiración.

Ahora, en 2012 y a sus 30 años Marcos del Ojo es igual. Y sino atentos: asegura que hace unos meses tuvo un sueño. Un sueño con melodías cálidas, pero guasonas y rebeldes. Unas melodías con letras inteligentes, burlonas y evocadoramente positivas. Después soñó que las cantaba.

Y que las grabada en pleno mes de agosto junto a una nueva banda llamada Los fumadores galácticos, en el mítico estudio Punta Paloma, de Tarifa. El mismo donde las paredes huelen al humo que allí dejó Kiko Veneno, Raimundo Amador, Navajita Plateá, Amparanoia, Silvio y Tabletom, entre muchos.

El sueño se ha cumplido: tras casi 15 años en Los Delinqüentes, el grupo que formó en 1998 junto a su hermano de armas Miguel Benítez, Er Migué –fallecido en 2004-, tras asaltar más de mil escenarios con su compadre Diego Pozo ‘Ratón’ y convertirse en uno de los grupos referencia de rock andaluz – sí, rock- de los últimos años… por fin publica su primer disco en solitario.

Aquí está El nuevo despertar de la farándula cósmica, un viaje espacial a una nueva galaxia. El Canijo de Jerez ha conseguido darle una vuelta de tuerca más al sonido garrapatero de Los Delinqüentes, para convertirlo en un disco que te agarra por los huesos y te transporta a su universo:lúcido, vital, brillante y vacilón; una especie de Échate un cantecito con luz jerezana y arena de Tarifa.

En este viaje se hace acompañar de cinco fumadores. “Uno conduce y los demás empujan”, asegura él. Detrás están Juanito Makandé (arreglos, co-productor, percusiones y coros), Pedro Pimentel (arreglos, co-productor y guitarras), Fernando Lamadrid (bajos) y Fran Cortés (guitarras y coros). El resultado es un disco artesanal, mágico y reconfortante. A ratos de soleada mañana de domingo y otros de sábados por la noche. Juguetón, también nostálgico pero sobre todo tan positivo que quita las penas “con la llama del mechero”.

La farándula callejera de Jerez de la Frontera, con El Canijo subido a un carromato llega a la ciudad. Comienza el disco con bullicio y un pasodoble sabrosón en El Pequeño comediante (“La vida es una trampa lleva de boquetes, unos se los saltan otro van y se meten”).

Una hora después se despide con la poética Alma errante. Entre medias hay 16 canciones que son como una foto actual y colorista de la actual vida este contador de historias. El Canijo se arranca la piel y nos la ofrece con una sonrisa sincera en una mano y un canuto en la otra. De la rumba venenosa que deja atrás “los días tristes” de El son de los traperos, al  rock andaluz de vieja escuela en la ardiente Sentimiento de Caoba (“sólo me interesa tu sonrisa y el amor”, canta).

Hay reggae, rumbas campestres, funk e historias de pistoleros y cowboys que visitan burdeles y se conocen a todas las señoras (atención a la sorprendenteCin Esford). También de hombres con tan mala sangre al que no le pican ni los mosquitos (El insoportable mostito picón, junto a  Albert Pla). Hay regates domingueros (Me voy al futbol), tanguillos que hablan de la verdadera amistad (Puedes hacerlo mejor) y un swing dedicado a un simpático y anarquista cerdo ibérico con un trágico y sabroso final (Don Grisaldo el chatarrero rey del vertedero).

También recuerdos a su amigo y compañero en Los Delinqüentes, Diego Pozo ‘Ratón’. El tiempo vuela: “Es una rumba positiva con esa fuerzas que nos empuja a seguir por caminos distintos para siempre encontrarnos en un mismo sendero garrapatero”, explica El Canijo animando a su ex compañero a seguir “para adelante sin pausa con sus nuevos proyectos ya que la vida y los sueños pasan volando”.

¡Ah! ¿Que todavía no hemos hablado del por qué de la separación de Los Delinqüentes? ¿Adivinan por qué rompen, sin peleas, las parejas que se quieren mucho, pero que necesitan seguir su propio sendero? Pues eso.

Muchos dicen que no hay futuro. Sí lo hay. Y está concentrado en El nuevo despertar de la farándula cósmica, donde El Canijo aconseja improvisar y viajar al sur donde está la risa, la luna llena y el talento. De eso hay mucho aquí. Así que lo mejor, por tu bien y el de tus oídos, deberías hacerle caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *