CÓMO DEJAMOS DE PAGAR POR LA MÚSICA (How Music Got Free)

Como dejamosEl fin de una industria, el cambio de siglo y el paciente cero de la piratería

Traducción de Damià Alou

«Un fascinante ensayo sobre cómo la tecnología ha puesto el negocio de la música
patas arriba. Un libro brutal, necesario e instructivo.»
Nick Hornby 

«Un relato lúcido y de un humor mordaz acerca de la
eclosión de la piratería digital.»
Time 

«Increíble, posiblemente canónico. Una historia que es demasiado extraña como para inventársela. Incluso si no eres un loco de la música, Cómo dejamos de pagar por la música es uno de los libros de investigación más apasionantes del año.»
Zach Sokol, Vice

«Un libro brillantemente escrito que demuestra que no fue
el intercambio de archivos lo que hundió a la industria musical,
sino una conspiración criminal organizada.»
Steven Poole, The Guardian

¿QUÉ OCURRE CUANDO TODO
UNA GENERACIÓN COMETE EL MISMO CRIMEN?
Cómo dejamos de pagar por la música documenta por primera vez uno de los fenómenos clave de la cultura contemporánea: la debacle de la industria musical tal y como la conocíamos, y la irrupción de la cultura digital, la piratería y los archivos de audio MP3 como vehículo del nuevo consumo de la música.
Tras años de investigación, Stephen Witt construye un fascinante relato que explora tres momentos de la historia que explican cómo ha cambiado el mundo en relación con el consumo de la música grabada.
El primero de los momentos nos lleva a los investigadores e ingenieros alemanes, encabezados por Karlheinz Brandenburg, que, buscando un método que permitiera comprimir el sonido para facilitar su transmisión, dieron con un invento que, a pesar de que fue inicialmente denostado por el comité que decide qué estándares tecnológicos llegan al consumidor (MPEG), revolucionaría a finales del siglo xx la manera como el público escucharía la música a partir de ese momento.
En segundo lugar, la investigación de Witt nos lleva a Dell Glover: el «paciente cero» de la piratería, uno de los primeros que empezó a filtrar los discos de éxito del momento semanas antes de que salieran al mercado. Glover, que trabajaba en la planta de CD de Kings Mountain, Carolina del Norte, perteneciente al gigante de la industria musical PolyGram, extraía subrepticiamente los CD de la fábrica antes de que se publicaran y los «colgaba» en las primigenias redes piratas, a partir de las cuales se extendían como el cáncer por todo el mundo.
El tercer gran protagonista es una de las eminentes figuras de la industria musical norteamericana: Doug Morris, que, al frente de las principales majors de la música, contempló cómo la industria musical que había contribuido en gran parte a levantar se iba a pique.
Cómo dejamos de pagar por la música es el relato de esta controvertida historia que traza el paso del CD al MP3, y del pago por la música a la «gratuidad». Fenómenos como Napster, The Pirate Bay, el iPod y iTunes de Apple, y un largo etcétera, se dan cita en este libro que ilumina uno de los fenómenos más paradigmáticos de nuestro tiempo.
Stephen Witt nació en New Hampshire, en 1979, y creció en el Medio Oeste de los EE. UU. Tras graduarse en Matemáticas por la Universidad de Chicago en 2001, trabajó en el mercado bursátil de Chicago y Nueva York como especialista en fondos de inversión. Pasó dos años en África Oriental, donde operó en el terreno del desarrollo económico, y en 2011 se graduó en Periodismo por la Universidad de Columbia. Sus escritos han aparecido en la prestigiosa revista The New Yorker. Vive en Brooklyn, Nueva York.
Editorial Contra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *